Audela

Historia

    En los comienzos, hace más de 10 años, pensábamos que la mejor manera de lograr la integración entre jóvenes con y sin discapacidad era realizando ENCUENTROS, cuerpo a cuerpo, usando como excusa el deporte.
Entonces hacíamos eventos deportivos en los que participaban colegios y escuelas especiales, mezclando varias disciplinas deportivas, fútbol, hockey, básquet, handball, y padel.
    Luego junto a los jóvenes de los colegios realizamos ENCUENTROS en las escuelas especiales. Al poco tiempo surgió la posibilidad de hacer un encuentro con los alumnos del Instituto Roman Rosell. Un universo totalmente desconocido se abrió para nosotros, dándonos la posibilidad de conocer deportes nuevos e ignorados, como el torbol y el fútbol para ciegos.
    El entusiasmo que despertó estos ENCUENTROS, hizo que los realizáramos frecuentemente, cerrando las actividades con una charla de reflexión entre los jóvenes.
    De esta EXPERIENCIA obtuvimos un diagnóstico. Por un lado la necesidad de los alumnos de los colegios de separarse de la cultura asistencialista que los ubica por arriba de sus pares. Miles de testimonios nos lo dicen, “Ellos me ayudaron a mí”, “Me sentí útil”, “Yo solo les di un poco de mi tiempo ellos me cambiaron la manera de pensar”. Por otro lado, pudimos observar por parte de los jóvenes, una mirada que reposa en la carencia (quizás proyectada) y que provoca un sentimiento de lástima y compasión hacia las personas con discapacidad. Esto lamentablemente solo lleva a ubicarlos en una situación de desventaja.
    Al tomar conciencia de este panorama, nos propusimos una estrategia de concientización que comenzó con la reformulación de nuestra misión:
“Concientizar y sensibilizar a la sociedad acerca de las habilidades que pueden desarrollar las personas con discapacidad”
Pensamos que si queremos reposar en un solo aspecto de las personas, por qué no elegir el lado positivo que es mucho mas constructivo para lograr una sociedad integrada.
    Y arremetimos con todo y Audela dio un giro de 180 grados. A partir de ahí comenzamos a construir nuestra propia identidad con propuestas desafiantes, con ideas innovadoras. Cambiamos las reglas del juego, los chicos sordos les enseñan a los oyentes a cantar en Lengua de Señas, los chicos en sillas de ruedas, bajo sus reglas, les pintan la cara jugando al básquet.
    Dentro de este contexto surgieron varios emprendimientos como el Gallito Ciego, el desafío de los Pumas Vs. los Murciélagos, conciertos intercolegiales en lengua de señas, etc. Y con este mismo espíritu fuimos desarrollando e implementando distintos programas dirigidos a la comunidad educativa, empresarial, y la comunidad en general. Siempre generando espacios de encuentro en los que acontece el diálogo, las vivencias, la reflexión y la incertidumbre, camino ineludible para la construcción de una sociedad más integrada.

Martín Coronado 678, Acassuso, Buenos Aires, Argentina. Tel: 011-4732-3245 audelanorte@hotmail.com -